Todos estamos emocionados con las redes sociales. Son herramientas muy potentes que nos ponen en contacto con nuestros clientes, tanto los que ya tenemos como los que podrían serlo en un futuro. Pero cuando una empresa abre una de estas páginas en Facebook, crea una cuenta en Twitter o en Instagram, deja de planificar el contenido y se limita a compartir información de su empresa y de sus productos.

Podría parecer que esto es lo correcto, pero no. Las redes sociales se han diseñado para relacionarse entre nosotros. Uno de los errores más comunes es la creación de un perfil en Facebook a nombre de la empresa. Esta red social está pensada para fomentar la relación entre personas y si el sistema detecta que el perfil es de una empresa y no de una persona, lo eliminará.

Esta eliminación borrará de un plumazo todo el contenido creado hasta el momento, todos los contactos y todo el trabajo realizado. Y eso no está nada bien. Las empresas han de estar representadas en Facebook por páginas de empresa y a través de ellas se ha de establecer una comunicación fluida con los seguidores.

Lo mismo sirve para las cuentas en otras redes sociales, como Twitter. Se trata de diseñar una estrategia de comunicación que permita compartir experiencias de los usuarios con otros, permitir que planteen preguntas y dudas y que sean capaces de realizar sugerencias, quejas y críticas. La labor de la persona que gestiona las redes sociales va más allá de compartir contenidos y debe estar´dispuesto a contestar las quejas que se produzcan y buscar soluciones.

Además, siempre con un buen talante y en positivo. Una mala respuesta puede crear una crisis que produzca un abandono de la página y un descrédito. Tanto Twitter como Facebook se han utilizar en positivo, creando diálogo y evitando los problemas.

Además, con un diálogo con los clientes y usuarios, se puede crear un compromiso y una cierta fidelidad que va más allá de la calidad del servicio o el producto, con una estrategia de comunicación bien planteada. Desde Angal podemos ayudarte a establecerla y ofrecerte el asesoramiento necesario para desarrollarla.

Hablar con los clientes, el principal objetivo de las redes sociales
Valora esta página