Parecía que estaba muy lejano, pero ya ha llegado el momento de actualizar el sistema operativo Windows hasta su última y esperada versión. El Windows 10 está disponible para todos los usuarios que tienen un sistema operativo Windows 7, 8 o 8.1 original. La descarga se hará de manera automática y el usuario podrá actualizar cuando lo estime oportuno. Pero ¿qué se necesita, además de contar con una licencia original de un Windows anterior?

Lo primero que se debe averiguar es si el ordenador es compatible con el nuevo Windows 10. Es una de las cosas más sencillas, ya que la mayoría de equipos que no sean muy antiguos, tres o cuatro años, pueden soportar el nuevo sistema operativo. Es conveniente tener el equipo totalmente actualizado, por lo que es necesario descargar e instalar todas las actualizaciones pendientes.

Esto se puede hacer yendo al menú de ajustes y allí hacer clic en la opción “Actualizar y Recuperar” y hacer clic después en “Windows Update“. Hay que descargar todas las actualizaciones y una vez instaladas, pasar al siguiente punto para preparar el PC.

Es importante guardar los archivos que hay en el disco duro. Para ello, se ha de guardar en la nube (Dropbox, Google Drive, etc). No es que vaya a pasar nada, pero los problemas pueden aparecer cuanto menos te lo esperas y es mejor contar con un respaldo.

Hay que hacer espacio en el disco duro, ya que se necesitan 20 GB para la actualización. Si el disco está muy lleno, es necesario eliminar más espacio que el que necesitamos. El ordenador ha de contar con “espacio de maniobra”, por si requiere más espacio de almacenamiento. Es conveniente aprovechar para eliminar los archivos y programas que no se utilicen. Eliminar todos los archivos temporales es una buena idea y pasar el CCleaner también. Cuanto menos escollos haya en el ordenador, mejor y más rápido se instalará Windows 10.

Por último, es mejor hacer un disco de recuperación en un pen-drive, por lo que pueda pasar. Todo esto es como precaución, ya que se dice desde Microsoft que ningún archivo almacenado en el ordenador sufrirá ninguna modificación. Una vez con el ordenador a punto, ya se puede comenzar la actualización y actualizar al Windows 10. Si hay cualquier problema, en Angal estaremos encantados para asesorarte y solucionar cualquier problema que surja durante la instalación.