Tener una página web es algo muy sencillo actualmente. Hay muchas empresas que ofrecen alojamiento y diseños para todos los gustos y a precios muy asequibles para todos. Pero tener una página web, por muy vistosa y con unos contenidos muy interesantes y de calidad que tenga, no es suficiente para estar en el punto de mira de los buscadores.

El posicionamiento es fundamental para que los buscadores tengan en cuenta la página web y ofrezcan el enlace a la misma en la primera página de resultados. Esta es la que realmente cuenta, ya que pocos usuarios buscan más allá de la segunda página del buscador. Si Google ofrece ese enlace más allá de esos primeros resultados, será difícil que un usuario estándar de internet lo encuentre.

A un nivel práctico, Google encuentra una palabra o sucesión de palabras que se buscan en este popular servicio y ofrecen los enlaces que contienen esas palabras clave. Por ejemplo, una tienda de zapatos aparecerá cuando alguien busque “comprar zapatos“, “zapatos de piel” o “comprar zapatos de piel on line“.

Los resultados serán los más populares, los que más visiten los usuarios y también los que ofrezcan las palabras claves más buscadas. Por eso se ha realizar un seguimiento a los buscadores (no solo a Google, pero también a Yahoo, Bing y otros que existen en la actualidad) y comprobar qué palabras clave relacionadas con la página web funcionan mejor y ayudan a encontrarla en el buscador.

Una empresa especializada puede realizar ese seguimiento, comprobar como se posiciona en Google las empresas de la competencia y poder utilizar los términos y palabras clave que pueden posicionar la página web por delante del resto de webs similares.

Imagen | KROMKRATHOG – Freedigitalphotos.net