Los navegadores web de Google y Apple aumentan su porcentaje de mercado mientras que los de Microsoft y Mozilla pierden. El 23,61% de los usuarios utiliza Chrome, con lo que se sitúa como la tercera opción más extendida y se aproxima peligrosamente al 26,79% de Firefox. Internet Explorer continúa intratable con un 41,66%, aunque pierde ventaja respecto a sus competidores.

En los últimos meses las compañías con navegadores web se han esforzado por presentar actualizaciones de sus sistemas cada vez con más frecuencia. Se trata de una búsqueda constante por mejorar la velocidad de navegación y hacerlo consumiendo la menor cantidad de memoria posible. Firefox y Chrome son algunos de los navegadores que más se están actualizando, en un intento porque los usuarios decidan abandonar Internet Explorer.

Los rivales de Chrome descienden poco a poco su porcentaje de usuarios. Por un lado está Internet Explorer, que sigue líder pero mantiene una tendencia negativa. El navegador de Microsoft pasa de tener una cuota del 41,89% en agosto, a tener 41,66% en septiembre. Internet Explorer ha visto como su potencial disminuye de forma notable en tan solo un año. En septiembre de 2009 el navegador acaparaba el 49,87% del mercado, por lo que ha perdido 8 puntos en cuestión de 12 meses.

Firefox también mantiene una tendencia negativa. Las actualizaciones del navegador han sido acogidas con millones de descargas, pero en el cómputo general pierde usuarios. El navegador de Mozilla pasa de un 27,49% de cuota en agosto a un 26,79% en septiembre.

Otro navegador que también presenta resultados positivos como Chrome es Safari, de Apple. El éxito de los terminales de la compañía y su sistema operativo ha popularizado el navegador, que presenta un ligero aumento en su cuota de mercado. De esta forma, Safari ha pasado de tener un 5,19% en agosto a un 5,6% en septiembre.

El análisis finaliza con Opera, que también aumenta su número de usuarios. Opera puede presumir de haber pasado de un 1,67% de cuota a un 1,72%. La versión móvil del navegador, que ha recibido una buena aceptación es uno de los factores de que Opera haya roto una racha negativa que arrastraba desde octubre de 2010.