Cuando mucha gente todavía está acostumbrándose a la presencia de los teléfonos inteligentes, los cada vez más populares “smartphones“. Estos nos permiten interactuar entre nosotros de manera más activa y gracias a ellos se puede acceder a internet desde cualquier lugar con conexión 3G (ahora ya 4G, y además, mejorada). Todo va muy deprisa, tanto, que a los teléfonos móviles inteligentes les ha salido un complemento que, aunque no vaya a sustituirlo, sí que nos va a dar más facilidades para su uso.

Los dispositivos vestibles, los “wearables“, son gadgets que están integrados con las actividades del día a día. Son los que se utilizan para medir la actividad física durante los entrenamientos deportivos, por ejemplo. Pero la tecnología ha ido más allá y también encontramos los “smartwatches” o relojes inteligentes. Estos son relojes que cuentan con pantallas táctiles, similares a las de los móviles y que tienen en su interior un procesador que consigue que funcione como un teléfono inteligente.

Gracias a estos relojes no es necesario estar atento al móvil, ya que estos suelen estar conectados a él a través de la conexión Bluetooth. Esto permite que pueda avisar de la llegada de un correo electrónico, un mensaje vía Whatsapp o cualquier otra manera de enviar mensajes. También avisa de las llamadas y puede contestarse sin sacar el móvil del bolsillo. Eso sí, por el momento no hay pantallas lo suficientemente grandes como para interactuar como lo hacemos con el móvil, por lo que de momento queda como un complemento muy útil para el móvil.

Pero ya hemos dicho que la tecnología avanza muy rápido, así que es cuestión de tiempo que pronto se pueda utilizar para navegar por internet, contestar al teléfono y todo lo que hacemos en el teléfono. Es una tecnología que está naciendo, que en poco tiempo ha avanzado mucho y que nos reserva buenas e interesantes sorpresas. Actualmente, existen varios modelos de distintas gamas, aunque el más deseado es, claro, el Apple Watch.