El márketing digital no se limita a las páginas web, ni siquiera a la promoción en las redes sociales. Este puede funcionar también en el mismo espacio físico en la tienda. Se puede hacer una serie de actuaciones en la misma tienda que convierta el paseo entre sus estanterías en una aventura para el comprador. No es necesario un gran despliegue técnico, pero se puede utilizar la tecnología existente para aportar más información al comprador.

Una manera de integrar el espacio físico a la estrategia de márketing digital es añadir información adicional gracias a los códigos QR, que pueden ser leídos a través de los smartphones. Estos códigos se utilizan para enlazar con una pagina web o cualquier otro lugar en el que se pueda ofrecer más información.

Lo más importante de esto es que hay que ser imaginativo, poner un poco de buen humor a esta estrategia de promoción y convertirla en un juego. Obviamente, no todo el mundo va a querer participar en ella, pero quien lo haga, ha de percibirla como un complemento agradable a su experiencia de compra.

Una manera es grabar pequeños vídeos de alguno de los productos a la venta y enlazarlos a través de uno de estos códigos. Este vídeo puede ser uno promocional de la propia marca o uno creado para la ocasión, explicando alguna de sus ventajas y posibilidades. Obviamente, nosotros preferimos esta segunda opción, ya que es más personal y cercana.

Otra posibilidad puede ser enlazar ese código presente en un artículo en la tienda con una página donde se ofrezca esos datos que pueden ser interesantes para quien quiere comprar en la tienda física.  Con esta información adicional se puede mejorar la información sobre el producto en el mismo lugar donde se vende y puede mejorar la venta en tienda. Son pequeños trucos que pueden ayudar a que los posibles compradores a decidirse.