Los internautas seguimos prefiriendo como navegadores principales el firefox y el explorer, pese a que google chrome esta aumentando considerablemente.

El internet explorer es el navegador que viene preinstalado en los ordenadores con sistema operativo windows, por lo que los usuarios que no tengan conocimiento de la existencia de otros navegadores, utilizaran el que les viene con el ordenador, ( en Angal informática cuando instalamos un ordenador, lo entregamos con varios navegadores instalados y actualizados para que el cliente escoja el que más le interese y con el que se sienta mas agusto apra navegar).

El firefox ha aumentado considerablemente el número de internautas que lo utilizan y ha llegado a ser un competidor a la altura del navegador internet explorer de la compañía Microsoft.

Interfaces y características

Tanto en el firefox 4 como en el internet explorer 9 han reducido las opciones visibles, compendiándolas en menús desplegables, lo cual da como resultado interfaces más minimalistas, con lo que el área de navegación aumenta. En este frente, cabe decir que no puede hablarse de ganadores ni de perdedores, puesto que ambas aplicaciones resultan cómodas y prácticas. Con la  nueva distribución no nos quedará más remedio que amoldarnos a la reestructuración de comandos y opciones y pasar por un molesto período de reaprendizaje, pero que a la larga saldremos ganando los internautas.

Algunas de las novedades más destacables de Mozilla Firefox son la sincronización de contraseñas mediante Sync, que ahora se incluye de serie en el paquete y nos permite vincular entre sí diversas instalaciones del software, de modo que los cambios efectuados en una de ellas se propaguen a las demás.

También se incluye la posibilidad de agrupar pestañas de manera visual a través de la nueva característica Panorama. Ciertamente interesante resulta el hecho de que, si ahora tratamos de acceder una nueva URL que ya manteníamos abierta en otra pestaña, se nos redireccionará a la misma, evitando la acumulación de sitios duplicados.

Por otra parte, entre las aportaciones más importantes de Internet Explorer, cabe destacar una mejor integración con Windows 7, la posibilidad de anclar enlaces a sitios web a la barra de tareas y la implementación de One box. Esta última característica, similar a las opciones que nos ofrecía la barra de direcciones de Firefox 3, facilita enormemente las búsquedas y el acceso a sitios web que ya habíamos visitado y mejora sustancialmente la experiencia de navegación.

No obstante, los principales cambios introducidos en ambas aplicaciones han tenido lugar a nivel interno. La mejora de los motores de renderizado Trident y Gecko han dado como resultado que las nuevas encarnaciones de Internet Explorer y Firefox sean más rápidas y eficientes. Asimismo, ambos navegadores implementan ahora aceleración por hardware, orientada a agilizar la visualización y reproducción de material multimedia.

Ambos navegadores resultan perfectamente aptos para llevar a cabo las tareas más habituales y, a la hora de elegir, lo fundamental es tener presente la finalidad que le vamos a dar al software. Puesto que ambos son completamente gratuitos y no provocan ningún tipo de conflicto ni incompatibilidad si los agregamos a un mismo sistema, la solución más obvia es mantenerlos ambos instalados y utilizarlos según nos convenga.

No obstante, seguimos frente a la duda de cuál deberemos elegir como navegador principal. Internet Explorer es más ágil, por lo que puede convertirse en el navegador de cabecera de aquellos que raramente precisan de complementos y no utilizan opciones avanzadas. Por otra parte, Mozilla Firefox cuenta con una característica a la que es fácil acostumbrase hasta el punto de no poder prescindir de ella: sus más de cinco mil complementos hacen de él el navegador más versátil que podemos encontrar en la Red.