Hemos hablado en repetidas ocasiones sobre los contenidos que se necesitan para posicionar la web en los buscadores y hacer que se encuentre mucho más fácilmente cuando se busque en ellos. Normalmente se habla mucho del SEO, que es el “idioma” que necesita una página web para que el buscador lo encuentre, pero no es solo esto lo importante para que esto suceda.

Cuando se crea contenido, el SEO ha de estar presente. Se han de conocer las palabras clave necesarias para ayudar a Google a encontrarla con más facilidad, pero también hay que ofrecer una calidad en los contenidos que haga que el visitante a la web, a la tienda on line o al blog encuentre lo que está buscando y vuelva otra vez para encontrar más información.

Los contenidos han de contar con interés para los lectores, hacer que encuentren lo que están buscando, siempre relacionado con el tema con el que se relaciona la web. El objeto de este contenido no es simplemente ampliar el volumen de visitas a ella, sino que se trata de crear una relación de confianza entre la web y el usuario, que le haga consultarla con frecuencia.

Hay que procurar que la redacción sea clara y concisa, aunque contenga las palabras clave. El desarrollo del texto ha de estar claro y ha de tener sentido. Es decir, ha de estar escrito sin que parezca que se quiere forzar la aparición de esas palabras clave. Si se utiliza un lenguaje excesivamente técnico y buscando encajar el SEO, es posible que no se entienda y de entrada, produzca rechazo al lector.

Más que la frecuencia y la existencia de términos que dirijan al buscador hasta la web, es necesario que todo esté claro y se pueda leer con normalidad. Al final, lo que cuenta para que el lector vuelva a fijarse en la web, es la calidad del contenido, no cualquier otra cosa.

 

 

Contenidos útiles para posicionar la web en los buscadores
Valora esta página