Cuando se abre una tienda on-line, hay que hacer muchas fichas de producto. O, al menos, diseñar un cuestionario que permita tener listas inmediatamente todos los puntos importantes. Sabemos que debe figurar el nombre del producto, el modelo concreto, las características técnicas y el precio. Pero hace falta que se especifiquen más cosas para que esta ficha sea más completa y pueda servir de más utilidad para el comprador.

Hay varios datos que deben figurar en estas fichas que pueden resultar muy interesantes y que pueden ayudar a hacer que se tenga una mejor percepción de la tienda on-line. Veamos cuáles son.

Primero, se debería añadir la disponibilidad. De esta manera se ahorraría mucho tiempo del comprador informándole si puede tenerlo de manera inmediata, si no hay stock en esos momentos o si se repondrá en un espacio de tiempo concreto. Además, se puede añadir el precio del transporte. Muchas ventas se frustran cuando el comprador comprueba el coste de los gastos de envío.

Da igual si se trata de gastos de envío gratuitos o si cuestan una cantidad determinada, si viene expuesto junto al precio, ayudará al comprador a echar cuentas y a tener una previsión de gastos para decidirse de manera definitiva. Si hay una oferta de cualquier tipo, algo que haga que tu tienda on-line sea más relevante que otras, es importante anunciarlo junto al producto. Si tiene la instalación gratuita, si va complementado por otro producto o si recibe algún tipo de descuento adicional. Toda información es necesaria para ayudar al posible comprador para terminar esa compra.

Si hay cualquier información adicional, más se facilitará la opción de la compra, por lo que es más sencillo que la compra termine haciéndose. Un vídeo sobre el producto, una galería de imágenes o cualquier otro método de acercar el producto al usuario es importante.