Las fiestas navideñas son uno de los momentos punteros del consumo a lo largo del año, así que es fácil que después de estas fechas tan señaladas baje de manera bastante notable el tráfico de la tienda on-line. Además, se suelen producir bastante devoluciones de productos que no se quieren o no acaban de convencer a las personas que las han comprado o se las han regalado.

Una manera de rentabilizar esas devoluciones que se producen en el mes de enero es proponer un cambio de producto, sin que sea necesario devolver el dinero. De esta manera no se produce esta devolución y se consigue sacar un producto del almacén, evitando que se registre una pérdida por esta devolución.

Para gestionar esas devoluciones es mejor crear un sistema instantáneo para que el cliente insatisfecho pueda ponerse en contacto con la empresa y mantener una conversación en la que se pueda aclarar la situación y ofrecer una contraoferta que pueda resolver satisfactoriamente esta situación.

Otra manera de dar salida a los productos que no se consiguen vender en su momento, es aconsejable que se agrupen en lotes que permiten agruparlos y ofrecerlos con un precio más reducido y atractivo para los posibles compradores. De esta manera se pueden dar salida a los artículos que han quedado en stock tras las compras navideñas.

Una manera para ofrecer una imagen de la tienda on-line y de la empresa que destaque sobre la competencia es ofrecer una donación a una ONG afín a la filosofía de la empresa, de manera que se publicite y quede constancia que comprando en la tienda se está ayudando de esta manera. No solo se consigue una imagen más positiva de la empresa, sino que que además se ayuda a estas organizaciones, que siempre necesitan de la colaboración externa.

Y sobre todo, registra bien las costumbres de compra de tus clientes. Esto ayudará a gestionar mejor el stock en las próximas campañas y opitimizar las compras. Además permitirá tener en cuenta los gustos de los clientes para ofrecerles las ofertas y packs que más demandan.