Utilizaba una furgoneta equipada con antenas con capacidad de rastreo de frecuencias, como oficina móvil y en el momento de su detención en Granollers se comprobó que su casa era un auténtico búnker informático.

Y es que, es en su bunker informático donde se hallaron diversos equipos informáticos y se encontraba su centro de comunicaciones, desde la que llegó a realizar incluso entrevistas con distintos medios de comunicación internacionales a raíz de los ataques informáticos realizados.

La persona detrás de la noticia es el holandés Sven Olaf Kamphuis de 35 años de edad. Se trata del activista responsable del mayor ciberataque de denegación de servicios (DDoS) realizado en toda la historia y que colapsó Internet, tirando servicios como la conocida Netflix.

Las investigaciones partieron de Holanda una vez que durante el pasado mes de marzo se detectaran ataques contra una compañía anti-spam que también afectó a otros países como Estados Unidos y Reino Unido.

Autoproclamado como “ministro de telecomunicaciones y asuntos exteriores de la república del Cyberbunker”, el ciberdelincuente Olaf Kamphuis se identificó ante la Policía como diplomático. Lo cierto es que se trata del organizador de grupo ‘stophaus‘ responsable de varios ataques de estas características.

Los ataques DDoS provocan una sobrecarga de los recursos del sistema informático que actúa como servidor, llegando a colapsarse por el elevado número de peticiones sobre las que es imposible proporcionar servicio.

Durante la intervención Policial en el domicilio de Olaf Gamphuis se han intervenido dos ordenadores portátiles y diversa documentación relativa a sus actuaciones delictivas.