La tienda on-line es una gran herramienta para hacer llegar los productos que se ofrecen a todo el mundo. Sabemos que la creación y posicionamiento de una web de este tipo es muy complicado y requiere una inversión en tiempo y en dinero para que un equipo de profesionales especializado en ello pueda hacerla todo lo popular que necesita ser.

Pero hay unas cuantas cosas que se pueden hacer y que no cuestan dinero. Se trata de unas acciones que deberían estar en el ideario de cualquier empresa que se relacione con clientes y que mejoran el trato entre ambos y ayudan a que crezca la confianza en sus servicios y ventas.

Por ejemplo, hay que tener un buen servicio de atención al cliente, que atienda y comprenda las necesidades de los usuarios. No se trata solo de atender críticas y devoluciones, sino también hacer seguimientos al producto durante el proceso de entrega, comprobar que los sistemas de pago son correctos y que todo está en orden. También se puede añadir una nota personalizada agradeciendo la compra, de manera que cada cliente se sienta especial y único.

A la hora de poner precios, se ha de conseguir poner precios que ayuden al usuario a percibir que se trata de ofertas interesantes. Es lo que se conoce como “precios psicológicos” y ayudan a vender. También se puede añadir una opción más: ofrecer gratis los gastos de envío, pero a partir de una determinada cantidad. De esta manera se puede valorar cuando resulta beneficioso y además, conseguir ventas mayores, cuando los clientes busquen ahorrarse esos gastos.

Actualizar la portada de la web, mediante la adición de las últimas entradas del blog o las actualizaciones de las cuentas de Twitter o Facebook puede hacer que mejore la presencia de la tienda on-line en internet. De esta manera, será más relevante y podrá ser localizada de manera más eficiente en los buscadores.

En sucesivos artículos iremos viendo más consejos para posicionar y hacer más relevantes los productos que se ofrecen en la tienda on-line.