Cuando se habla de posicionamiento en Google, siempre surge una primera idea: hay que buscar las palabras clave que ayude a que la web, la tienda on-line o el blog aparezca en los primeros puestos de la página de resultados. Eso parece ser la norma irreemplazable y sin posibilidad de discusión. Alguna vez, seguro que has podido ver artículos en blogs y contenidos que tienen una particularidad: no se entienden, su redacción es confusa y no aporta nada.

Eso sí, contiene, convenientemente remarcadas y señaladas, las palabras clave que representan la parte importante de lo que vende esa web. Lamentablemente, puede ser que muchos usuarios lleguen a ella a través del buscador, pero inevitablemente, se irá rápidamente de ella cuando no consiga descifrar lo que le están contando.

Este problema se puede ver en muchas webs, por lo que tienen un grave problema. El contenido que se introduzca en los blogs y las páginas web ha de contener esas palabras que ayudan a que el buscador localice y priorice esa página web sobre otras, esto es indiscutible. Pero esas palabras clave deben de estar situadas en un contexto que resulte inteligible y que aporte la información que está buscando el usuario.

Es importante trabajar en el texto del contenido, que sea siempre original y que contenga esas palabras clave, pero de manera natural, formando parte de una redacción limpia y clara. No vale, como ocurre en algunas páginas web, poner palabras clave MAL ESCRITAS de forma consciente porque es así como determinadas personas buscan esas palabras en Google.

Ante todo, ha de primar el sentido común, con la utilización de palabras lógicas y bien escritas. Es importante que el texto tenga calidad, sea útil para quien lo lea y ofrezca las respuestas que busca esa persona. Si se percibe como útil, con una buena respuesta de los usuarios, siempre tendrá mejor acogida por parte de los buscadores y será localizado más rápidamente, logrando un buen posicionamiento en los buscadores de manera natural.

¿Posicionamiento puro o calidad en los contenidos? Mejor ambos
Valora esta página