Cuando se diseña el aspecto de la tienda on-line hay que tener en cuenta muchas cosas. Una de ellas es facilitar a los usuarios el acceso a los diferentes productos que se ofrecen en ella. Los usuarios han de tener muy claro dónde está cada uno de ellos y deben de ser muy fáciles de encontrar y comprarlo. Por eso, hay que mejorar la visibilidad de todos ellos y hacer que la navegación por la web sea fluida y puedan encontrar lo que buscan en muy pocos clics.

La segmentación es una de las maneras más sencillas de presentar los productos. Se trata de añadir etiquetas a cada uno de los productos para que se organicen de manera lógica. De esta manera, el usuario que está buscando un determinado producto solo tendrá que buscar la etiqueta correspondiente. Si se trata de, por ejemplo, una tienda on-line de teléfonos móviles y complementos, se ha diferenciar entre estos dos tipos de productos.

Después, habría que segmentarlos por marcas, para que se puedan encontrar con facilidad. También se podría utilizar una división por categorías de móviles, colores o cualquier otra etiqueta que se ocurra para localizar un determinado producto. Lo importante es permitir que navegando por la tienda on-line el usuario pueda encontrar exactamente lo que está buscando gracias a las indicaciones que se ofrecen en la web.

La inclusión de un buscador avanzado, con funciones de búsqueda por distintas categorías, buscando palabras clave y otros elementos remarcables puede hacer que muchos usuarios mejoren su experiencia navegando por la tienda on-line y acaben convirtiendo su visita en una compra. De esta manera, facilitando la navegación y segmentando los productos mediante etiquetas, se puede conseguir atraer las miradas de los usuarios y mejorar los resultados de la web, tanto a nivel de visitas como de ventas realizadas.