Cuando se inicia una campaña de promoción en redes sociales, hay que conocer el impacto que tienen estas acciones entre los seguidores de estas y los que leen el blog. Existen herramientas que permiten realizar este seguimiento, permitiendo obtener los datos producidos por los usuarios que son objetivo de la campaña. Con esos datos de seguimiento e impacto, se pueden extraer muchas conclusiones que permiten hacer mucho más eficientes las próximas campañas.

En las redes sociales existen estadísticas que permiten ver el impacta de cada una de las publicaciones, cuantos usuarios las han visto y las veces que se ha compartido o le han dado al Me Gusta o al botón correspondiente en cada una de ellas.

Facebook, por ejemplo, ofrecía unas estadísticas muy sencillas, que no aportaba mucha información. Por suerte, con las últimas actualizaciones se ha mejorado este aspecto, que era bastante flojo y ahora aporta muchos más datos útiles. En Twitter se puede hacer un seguimiento con herramientas que son de pago pero muy útiles. Es cuestión de ver las distintas que existen y optar por la que mejor se acople a las necesidades de la empresa.

En el caso de redes como Google + y Pinterest todavía tienen que trabajar con este tema, ya que sus estadísticas son muy básicas todavía. Para el blog o la página web, la mejor opción es Google Analytics, aunque para un usuario no experimentado puede representar un cierto problema por la variedad de datos que ofrecen.

De todas maneras, una cosa es recopilar los datos y otra muy distinta es interpretarlos y conseguir extraer de ellos lo que se busca, una medición de su impacto en los usuarios a los que va dirigido. Esta labor debe realizarse después de recibir una determinada formación y contar con la experiencia necesaria para ello.

Una de las opciones es contar con el apoyo de un equipo profesional, que puede interpretar de manera correcta todos esos datos y ofrecer un informe con las acciones que podrían funcionar mejor, ya que han dado buenos resultados en el pasado. También pueden aconsejar la manera de actuar en el futuro para conseguir que las publicaciones sean relevantes y consigan llegar a un público más amplio de más calidad.