Cuando vamos a presentar una página web, la de nuestra empresa, siempre queremos que sea la más efectiva y que destaque sobre las demás. Buscamos espectacularidad y que sea la más bonita, la más visual y la más perfecta de todas. Pero en ese afán de conseguir destacar se pueden cometer errores bastante graves que hace que toda esa espectacularidad se vuelva contra nosotros.

Uno de los mayores errores que se comenten es cargar en exceso la página web. Es decir, que esté repleta de archivos que pesen demasiado y que impidan que se cargue rápidamente en el ordenador o el dispositivo móvil. Cuanto más calidad tengan las imágenes, más peso tendrán y costará más que se carguen. Si además se utiliza un diseño basado en flash, que queda muy bien pero resulta complicado de cargar, se ralentiza mucho el tiempo para que la web esté lista para utilizar.

Actualmente no se suele utilizar este tipo de diseños porque ralentiza demasiado esa carga de la web, pero todavía se pueden ver varias páginas que lo usan. En el mundo del diseño de la web se ha de huir de las páginas recargadas, así que es mejor que sea muy sencilla y de fácil manejo.

Esto no quiere decir que se pierda presencia. De hecho, hay diseños de webs que resultan muy agradables a la vista, pero que no están recargadas y resultan pesada para el usuario. Además, la función de la página de la empresa es dar a conocer los productos y servicios que ofrece, de manera efectiva y rápida. Por ello se ha de incidir en el contenido, además de presentar una imagen funcional y atractiva para los usuarios.

Lo mejor es dejar asesorarse por un equipo de profesionales que ofrezcan una solución de diseño que aúne todos los aspectos que ha de tener una buena página web y la convierta en una atractiva ventana hacia lo que ofrece y presenta.

 

La presentación de la página web: sencilla y efectiva
Valora esta página