Una empresa que no tenga presencia en Internet y en redes sociales no existe.

Puede parecer un comentario un tanto radical, pero es una premisa básica en estos tiempos. Hay que estar en Internet y en las redes sociales más importantes si o si.

En segundo lugar, pero no por ello menos importante: nuestra página web debe tener un diseño atractivo.

En Internet la primera impresión es fundamental y si queremos que la presencia de nuestra empresa en Internet refleje lo que somos, lo que hacemos y como lo hacemos no debemos descuidar el aspecto del diseño.

Una página web descuidada, con un diseño poco atractivo no incita a navegar por ella, ni a mirar que ofrece.

Al enfrentarnos al diseño de una página web tenemos que pensar siempre en la combinación de estética y usabilidad. Una diseño estético bonito y cuidado incita a navegar por la página web, a mirar sus contenidos y a profundizar en la información que ofrece. Al mismo tiempo toda la información tiene que estar al alcance de nuestros posibles visitantes en pocos cliks de ratón, es la llamada usabilidad, un visitante puede cansarse pronto si para acceder a la información que busca tiene que dar demasiados golpes de ratón.

La importancia del diseño
Valora esta página