Definitivamente, Google nunca se queda conforme con el aspecto visual del buscador, sino que es bastante común ver experimentos donde se prueban algunos cambios. Esta vez, el rediseño está relacionado con las páginas de resultados, específicamente en un sector crucial: los enlaces que muestra el motor de búsqueda.

Las modificaciones son cuatro: más espacio en blanco, líneas de separación (en ciertas versiones del experimento), la ausencia de enlaces como CachéSimilares y los hipervínculos sin subrayar. También se han visto cambios en el color de las direcciones (de verde a gris).

Claramente, la idea es simplificar la interfaz que, gracias a las distintas funcionalidades estrenadas con el paso del tiempo, se fue volviendo cada vez más recargada. En caso de implementarse de manera definitiva, tendríamos un aspecto visual más limpio, donde incluso se destacarían más los anuncios.

Es lógico: cada uno tiene sus gustos y habrá tanto amantes como detractores. En particular, pienso que los resultados están muy espaciados, lo que nos obligaría a efectuar más desplazamientos para ver la totalidad de los ítems. Sin embargo, creo que bastaría con reducir el espacio en algunos píxeles.

Como siempre, esta novedad no está disponible para todos, y seguramente también habrá correcciones hasta que la compañía apruebe los cambios. Es lo mismo que ocurrió con el menú lateral: en un principio era bastante caótico, pero luego se logró una apariencia más agradable, pese a las decenas de filtros implementados.

Fuente: bitelia