Si tienes una página web de tu empresa, es el momento de dinamizarla, de buscar contenidos que la mantengan activa en los buscadores y que permita que los clientes potenciales la descubran y vean tus servicios y productos. Un blog es ideal para comenzar a hacer márketing de contenidos, para atraer la mirada de esos clientes potenciales y ofrecerles información útil y práctica que haga que se acerquen con interés a la web.

Aquí tienes algunos consejos para iniciar el blog de tu empresa.

1.- Vencer el miedo a escribir. Es complicado sentarse ante la pantalla en blanco y comenzar a crear contenidos para llenar el blog. No es necesario comenzar muy fuerte, sino ofrecer la información necesaria para que vayan conociendo a la empresa y sus servicios y productos. Los buscadores irán incorporando esos artículos poco a poco, pero en un principio no tendrán mucha relevancia. Eso es algo que se consigue con el tiempo. Por eso, esos primeros artículos pueden servir para ir cometiendo errores y corregirlos poco a poco, aprendiendo que funciona y que no.

2.- Periodicidad. Aunque es importante que el blog esté bien surtido de contenido, no hay que obsesionarse. Es mejor que los textos tengan calidad, más que hayan muchos artículos al cabo de la semana. Es importante que los textos aporten valor a quien lo lea y que sepa qué puede encontrar en el blog. También es fundamental que los lectores sepan cuando pueden encontrar uno nuevo. La periodicidad es fundamental para hacer que los lectores vuelvan cada vez que tengas un contenido nuevo.

3.- Integridad y honestidad. La confianza tarda mucho en conseguirse y un momento en perderla. No intentes ser quien no eres, ni ofrezcas lo que no puedes ofrecer. Si un cliente se siente engañado, puede ser que no vuelva más a esa página ni compre tus productos o servicios.

4.- No te deslumbres con los resultados. Las buenas entradas de los blogs pueden ser muy compartidas. Los “Me Gusta”, “RT” y las veces que se han compartido esas entradas pueden hacer que el blogger piense que está por encima de otros creadores de contenidos. Esas cosas, aunque facilitan mucho el trabajo, no significan nada realmente. Es cierto que ayuda a que lleguen a más personas, pero eso no significa que se conviertan en visitas ni en compras. Hay que ser humilde y saber que lo que vale es el trabajo continuado, no la súbita explosión de popularidad.

Imagen | Stuart Miles – Freedigitalimages.com