Si has comenzado a adentrarte en el maravilloso mundo de los blogs, probablemente ya sabrás qué son las etiquetas y para qué sirven. Pero también puede ser que no tengas muy claro para qué se utilizan y pueda quedar alguna duda que intentaremos resolver en este artículo. Para comenzar, vamos a ver qué son las etiquetas y para qué las necesitamos.

Las etiquetas en los artículos de los blogs sirven, básicamente, para organizar las entradas por temáticas y permitir al lector que encuentre más artículos similares que traten sobre el mismo tema que el que le ha llevado hasta ese. Siguiendo la etiqueta, encontrará los distintos artículos sobre el tema, que se mostrarán en una página y le permitirán leerlos con tranquilidad y sin perderse.

Por ejemplo, si este artículo lo introducimos bajo la etiqueta “blogs“, cuando busquemos esta etiqueta en el blog, nos aparecerán todos los artículos que traten sobre blogs, obviando los demás temas. A diferencia de las categorías, que está situadas a un nivel superior, esta etiqueta puede complementarse con otras etiquetas, de temática similar, pero no exacta. Por ejemplo, podemos poner “etiquetas”, con lo que en este caso ofrecerá los artículos que estén etiquetados también con esta palabra, pero no aparecerán los que tengan etiqueta “blog”.

Además, las etiquetas permiten que Google encuentren este blog y este post en concreto con más facilidad. Además, cuantas más visitas reciba el artículo, gracias a esta etiqueta, considerará que es un contenido de calidad y aumentará su relevancia.

En cuanto a la manera de utilizarlas, hay que tener en cuenta que puede ser un problema si se utilizan demasiadas etiquetas. También hay que pensar cuál de ellas es más adecuada. Es mejor utilizar cadenas de tres o más palabras, para tener un campo de búsqueda más reducido. Por ejemplo, no es lo mismo etiquetar “viajes” que “viajes en avión“. En el primer caso, aparecerán todos los resultados sobre viajes, pero en el segundo caso, solo los “viajes en avión“, reduciendo la cantidad de resultados.

El SEO es otra cosa más compleja, pero para ir aumentando la relevancia del blog, hay que recordar siempre que el blog ha de ofrecer contenido de calidad, coherente con el tema elegido y periódico. Poco a poco, eligiendo bien las palabras clave, las etiquetas y realizando una distribución de categorías lógica y efectiva, el blog puede ir ascendiendo en relevancia y situándose en los primeros lugares en las páginas de resultados de Google.