Hay muchas maneras de atraer la atención de un cliente a la tienda on-line, pero el éxito de un negocio de este tipo no es solo eso. Se necesita algo más para mantener al visitante en la página web, que navegue, busque entre el catálogo lo que necesita y acabe comprando y se convierta en un cliente, que no solo compre, sino que vuelva una y otra vez a la tienda.

Lo más importante es que la tienda on-line sea intuitiva, que permita la navegación sin que el cliente tenga que pensar en su propio movimiento, ni que se retrase en una decoración superflua. Lo importante es que el visitante pueda localizar de manera rápida toda la información que necesita y no tenga que parar a pensar dónde buscar lo que necesita.

Para esto, cualquier cosa ha de estar a una distancia máxima de tres clics. Es decir, no solo ha de ser clara para presentar la información, sino que además ha de ser eficiente a la hora de dirigir al cliente hasta el momento del pago. Sencillez, claridad en la presentación y en cada uno de los distintos pasos necesarios para comprar y efectuar el pago.

Acercar la información al cliente es fundamental. La caja del buscador es uno de los elementos que más pueden ayudar. Si hay también una opción de “Búsqueda Avanzada”, con más parámetros para buscar, el usuario puede acceder de manera más rápida a lo que están buscando.

La correcta división de la página web, con títulos claros, imágenes que muestran lo que contiene cada apartado y un fácil acceso a todos los elementos de la tienda on line ayudan a convertir cada visita en una venta y conseguir que el cliente no solo confíe en ella para comprar, sino también para consultar cualquier información que precise.

Cómo mejorar la experiencia del cliente en la tienda on-line
Valora esta página