Cada año nos preguntamos qué nos tendrá preparado el amigo Google para nuestros blogs, webs y tiendas on-line. El algoritmo de Google se mantiene más o menos igual año tras año, pero se le aplican algunas evoluciones que hace que sea ligeramente diferente de uno a otro. Supongo que los términos Panda, Penguin, y el resto de nombres de las actualizaciones te suenan, así que no te sorprenderá que Google vuelva a sorprendernos con nuevas evoluciones de su algoritmo.

Hay cosas que siguen igual y que hay continuar trabajando para tener un buen posicionamiento SEO en el buscador que domina el mercado mundial, pero también hay que adecuar el trabajo para que sea lo más efectivo posible. La fórmula que utiliza Google para mostrar una página web cuando se busca algo no ha variado a lo largo de los años desde 1998.

Lo principal es que la web tenga que ver con los términos de la búsqueda. Cuanto más se acerque a lo que busca el usuario, más fácilmente y en mejor posición aparecerá la web. Pero esto no es solo lo necesario para tener un buen posicionamiento. Google también valora las visitas realizadas y la importancia que le dan los usuarios a la web.

El uso de smartphones y tablets ha provocado que, además, Google se fije en los contenidos destacados en las versiones móviles. También busca contenidos que sean compatibles con estos dispositivos, así que es más fácil que muestre contenidos que tengan versiones móviles que los no la tengan, buscando ofrecer el mejor resultado a sus usuarios.

Lo que sigue pesando en las búsquedas es la palabra clave, por lo que se ha de continuar trabajando para mostrar siempre la palabra que mejor defina la web y ayude a que Google la reconozca y la muestre en los resultados en los puestos más altos.

La redacción en clave SEO, es decir, buscando que Google identifique y valore el contenido de la web es fundamental. Pero cuidado, no se debe descuidar la calidad del contenido. A veces se leen artículos en blogs o en descripciones de productos de tiendas on-line que no tienen sentido, ya que solo son una sucesión de palabras clave unidas por otras palabras, formando frases que prácticamente carecen de sentido.

En resumen: para mantener el posicionamiento SEO, las cosas cambian más bien poco. Es necesario un contenido acorde con lo que se ofrece, una redacción de contenidos de calidad y que además incluya de alguna manera la palabra clave que ofrecemos a Google pero sin olvidar que se está ofreciendo información sobre un producto o servicio y que se ha de ser claro y conciso, sin dejar que el contenido sea aburrido y sin “gancho”.

Año nuevo, mismo SEO, pero con pequeños cambios
Valora esta página