Una tienda on-line es una buena fuente de ingresos y un modelo de negocio muy adecuado para comenzar a trabajar en el complicado mundo de internet. Eso sí, hay que tener en cuenta que es importante tener, además de una buena página web, bien diseñada y confeccionada, de un buen canal de acceso a los clientes. A lo largo de varios artículos hemos hablado sobre cómo construir la página web y ofrecer los servicios necesarios para hacer que la tienda on-line sea la elegida por los compradores, pero hoy vamos a hablar de los programas de afiliados.

Los programas de afiliados se utilizan para enviar tráfico a la tienda on-line desde otras webs. Los usuarios de estas otras webs ven la publicidad de la tienda on-line y al hacer clic en ella, llegan hasta la web y pueden hacer las compras de manera normal.

La web que enlaza con la tienda on-line se suele llevar una comisión sobre las ventas, algo que se ha de tener en cuenta a la hora de poner el precio del producto. Con la ayuda de estos afiliados, que conducen a sus usuarios hasta la web, se aumenta la visibilidad y se consigue más tráfico. Si se hace bien, se puede conseguir un aumento de las ventas bastante importante.

Los afiliados pueden realizar esta publicidad de muchas maneras, además de añadir la publicidad normal en su web. Pueden escribir artículos sobre los productos que se venden en la tienda on-line, enlazándolos directamente desde su blog, o bien hacer descripciones, también con enlaces directos hasta la ficha del producto en la tienda on-line.

El propietario de la tienda on-line puede consultar la efectividad de esta cuenta de afiliado, sabiendo en todo momento desde que web llega el tráfico, las compras que se realizan desde cada uno de estos accesos y puede gestinoar las comisiones ofrecidas. Es un buen método para conseguir más ventas y hacer que la tienda on-line sea todavía más rentable.