La tienda on-line es un negocio en internet y por ello se entiende que es totalmente virtual. Pero que sea así no quiere decir que no haya nadie detrás. La tienda on-line tiene que ser confiable y los clientes deben de estar cómodos y tener la confianza de que todo lo que hagan en ella será seguro y tendrán la respuesta que esperan. Para que esto suceda y no haya malentendidos y todo vaya bien y de forma correcta, te ofrecemos unos consejos.

Lo primero de todo es mostrar quien hay detrás de la tienda. Que sea un autónomo o una sociedad mercantil no tiene porque determinar la calidad de la tienda on-line. Pero los que compran en una tienda quieren saber quien gestiona sus pedidos y puede resultar útil para ellos conocerlo. Una pequeña página adicional, con una breve historia de la empresa, puede resultar muy interesante.

En esta ficha puede ser también útil para que se conozcan los rostros de las personas que forman parte de la empresa. Pero cuidado. No pongamos las tan manidas fotos de banco de imágenes, con modelos impecablemente vestidos y con una sonrisa perfecta. Si tienen que haber fotos, mejor que sean reales. Las que no sean auténticas, mejor no utilizarlas, porque resultan demasiado falsas.

Está bien que se añadan comentarios favorables de los usuarios o compradores, pero también, que sean verdaderas. Muchas páginas utilizan imágenes de modelos profesionales y una frase entrecomillada, sacada de algún lugar sin relación con la tienda on-line. Hay redes sociales en las que se puede promocionar la tienda on-line y de ella se pueden extraer estos mensajes positivos. Con la autorización de los usuarios, claro.

Porque también es importante que haya una información completa sobre la Ley de Protección de Datos, para que el usuario se sienta protegido y que sepa que sus datos no van a ser utilizados para ningún fin distinto al de recoger los datos para llevar a buen término la venta.

El comprador no quiere encontrarse con sorpresas a la hora de pagar un pedido. Todos los gastos que existan han de estar relacionados antes de proceder con el pago. La transparencia en los gastos es fundamental para ofrecer confianza en las ventas. No hay que olvidar que si existe un servicio de atención al cliente, este ha de estar operativo. Es decir, no vale poner un correo electrónico, un formulario para rellenar y después, no contestar.

Con estas indicaciones, se puede tener la seguridad de que todo puede estar bien y que la tienda on-line es segura y ofrece un servicio de confianza, efectivo y útil. Si necesitas alguna aclaración más, no dudes en ponerte en contacto con Angal, donde te ofreceremos todo el asesoramiento que necesites.